cultura-moderna-actual-por-Johan-Leuridan-Huys

Cuando se derrumban los valores, la familia, la autoridad y no existe respeto mutuo, se pierde la cultura.

Para recuperar la dignidad del individuo se firmó la declaración de los Derechos Humanos en 1948. En el último medio siglo ha llegado a ser el fundamento de las democracias actuales. Esta declaración nació en una cultura marcada por una defensa del individuo contra todas las «religiones seculares», como las llama Marcel Gauchet, del nazismo, fascismo y bolchevismo, consecuencias de la crisis del liberalismo.

La deconstrucción de la razón llevó al multiculturalismo y al individualismo de los derechos humanos y la impunidad. La proliferación de los nuevos derechos que dificultan gobernar resulta de la cultura moderna actual que para Peter Sloterdijk es bárbara, para Javier Gomá vulgar y para Marcel Guachet desencantadora.

El presente artículo ha sido publicado en la Revista Cultura, edición 29